lunes, 11 de marzo de 2013

Las bestias que dominan el país


Estas últimas semanas hemos asistido a otra demostración de lo dantesca que puede llegar a ser la actividad política en nuestro herido país. El caso Bárcenas, uno más dentro de una continua escalada de corrupción que no parece tener fin, demuestra hasta dónde pueden llegar estos señores sin tener el más mínimo pudor.

El susodicho ha protagonizado sin rubor un hilarante monólogo del club de la comedia en el que no han faltado chascarrillos con los que salpimentar, las ya no tan secretas y absurdas cuentas de los partidos políticos, de frases y hechos que podrían ser el guión de una película del gran Berlanga.

El espectáculo está en lo más alto y los actores se sienten bien en su papel: que si los continuados viajes a Suiza eran a esquiar (jaja), que si los donativos a las arcas de la calle Génova son de manera altruista (jaja), o que Dolores Cospedal declarase que el extesorero no poseía un despacho en el partido popular, sino un “sitio” en el que movía su ábaco de cuentas de dinero negro, perdón de contabilidad B (¡¡bravo!!, grita el público español).

¡¡¡Estoy harto de que se insinúe que mi fortuna ha salido de los fondos del partido, ha ido creciendo por medio, entre otras causas, de transacciones con obras de arte!!!, grita dolido el Sr. Bárcenas ante el clamor de la función de hoy.

Rajoy, necesitado de su cuota de protagonismo cómico, sentencia: las cuentas de Bárcenas son todo mentira… salvo alguna cosilla… (jaja). ¡Otra, otra, otra!… se escucha desde el gallinero.

Todas estas bestias hambrientas de lo ajeno, se nutren al poseer no solo nuestro capital, sino también nuestra opinión. Acostumbrados durante años a enriquecerse vilmente con la complicidad del ciudadano que aplaude al que demuestra ser más “pícaro”, hemos creado a un ser superior. Otorgándose una potestad, que han tomado como absoluta; creyéndose habilitados a torear las leyes, la moralidad, los ciudadanos, la educación y bailar con la corrupción o prevaricación como el pan de cada día.

Los políticos podridos se multiplican (en todos los partidos cuecen habas), los puestos de poder hermanados con el capital conviven con toda clase de tiburones, que no quieren tirar de la manta a su homónimo, no sea que se les destapen los pies. Entidades financieras con intereses en ejecutar hipotecas o desahuciar, empresariado acostumbrados a defraudar y nadar en paraísos fiscales con consentimiento estatal, procesos judiciales que se alargan hasta caer en el olvido colectivo (costas y lentitud judicial que pagamos todos), fraudes, escándalos, corrupción, corrupción y más corrupción.

Estas bestias, que vimos crecer venturosamente y de la que todos somos culpables, en mayor o menor medida, se contonean sonriendo en trajes caros mientras las generaciones más jóvenes pasamos serios problemas para labrarnos un futuro.

Unas generaciones, de futuro incierto, poco implicadas con la lucha social por las comodidades que nos han hecho creer que poseeríamos indefinidamente. Jóvenes necesitados de estímulos para plantarle cara a este sistema de mentira, que premia a mediocres sin conciencia. Precisan valores sinceros que les motiven. Semillas que empezaron a plantarse en significativos movimientos sociales en los últimos tiempos. Unas generaciones que precisan que germine su disputa lo antes posible plantándose en contrapunto real a las actuales bestias.

Unas generaciones que aprieten por primera vez los puños y hagan agachar la cabeza a los dueños de nuestra sociedad. Sonrojen a los amorales, y hundan a las bestias que controlan nuestro país.

Sospecho que ese día se acerca y como un joven más que mira el horizonte cargado de temor, me rebelaré aventurando una realidad, como mínimo más justa y honrada. Una realidad en la que los que están arriba, gobiernen por el bien de todos.

Viñeta extraida de la web rokambol.com. Marzo 2013.


Escrito por Enrique Redondo. Marzo 2013.

8 comentarios:

  1. Hola Quique. Por mi enfermizo optimismo me quedo especialmente con la segunda parte de tu entrada. Siempre nos queda el consuelo de que, mal que bien, nos enteramos de estos chanchullos porque hay una prensa dispuesta a airearlos, y a unos jueces dispuestos a investigarlo.
    Y lo mejor: los movimientos ciudadanos, que creo que están siendo útiles, aún sin que lo vemos tan claramente. Muchas de esas reclamaciones se van filtrando en la política. ¿Cuándo se ha hablado más que ahora de listas abiertas, de la dación en pago, de intolerancia a la anticorrupción?.
    No todo está perdido. Quizá después de todo, lleguemos a una sociedad mejor.
    !Un abrazo¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, hay que ser optimistas. Imponérnoslo. Siempre será mejor que ser pesimista, y además es una fantástica manera de afrontar los malos momentos actuales buscando un fin justo y mejor.

      Hace algún tiempo, dudé de si los movimientos ciudadanos tenían o no una repercusión real en el devenir político y me puse como loco a buscar resultados palpables. Y me llevé más de una sorpresa comprobando como algunas cosas se han cambiado en estos años gracias al empuje de algunos. Como tu bien dices la presión ha cambiado, entre otras cosas, la necesidad de insignes instituciones que manejan dinero público de acreditar más transparencia. Aún queda mucho camino, pero los pasos se van dando. Así lo quiero ver yo.

      Gracias por el comentario Adolfo y un abrazo amigo.

      Eliminar
  2. Muy bien dicho Quique. Y animo a esos movimientos ciudadanos!!

    Me alegra haberte visto publicado en el periodico digital: estrella digital.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien sabes, hay mucha gente en nuestro entorno que trabajan constantemente por el bien colectivo. Estoy muy de acuerdo contigo, y ojala que cada vez exista más implicación ciudadana.

      Gracias y saludos.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Saludos tovarich, siempre a su disposición.

      Eliminar