miércoles, 22 de julio de 2015

Música y letras

La música regresa a mi cabeza, despedazando la melancolía. Mis pies vuelven a bailar a su aire con su habitual torpeza y las teclas de mi ordenador repican intermitentes en la noche.

Me pierdo en atajos, deambulando entre letras que se buscan unas a otras, deseosas de vibrar con la rima eterna. Mientras, sigo colocando bloques con forma de palabras, uno encima de otro con cariño, acumulando pequeñas pirámides que llenan mi casa de color.

Y toso. Toso palabras que espolvorean mi habitación de imágenes. Sacuden mi silla como leones hambrientos. Vuelan lejos, escondiéndose de mi presencia, burlándose de mí, engatusando a los desconocidos con sus cuentos, gritando con júbilo su libertad.

Y yo regreso a la pantalla, batiendo las palabras con comas y puntos hasta dejarlas a punto de nieve. Parpadeo y oigo mi voz pentagramada mientras la música continúa sonando. Y pienso que ojalá nunca deje de sonar.

Peluquería rural "abierta 24 horas". Orchha, India.
Julio 2011. LisC.

Este verano haremos una exposición con un puñado de fotos sacadas en diferentes países en las que, sin intencionalidad, se han retratado diferentes maneras con las que los humanos nos ganamos el pan.

La exposición trata de ser una reflexión en imágenes sobre las condiciones, la dignidad o las desigualdades laborales existentes entre diferentes culturas.

La muestra será itinerante en cafeterías/bares de arraigo cultural. A falta de cerrar algunas fechas, daremos confirmación de los lugares en los que atraquen estas fotografías en los próximos días.

Abrazos amigos

viernes, 10 de julio de 2015

Aniversario

Es posible que me enterara pasado algún tiempo, incluso puede que algunos años más tarde algo me alertara de lo ocurrido. El mundo es algo que no esperaba, respuestas que se ahogan en el mar.

Así que esperé volver a verte. Amarré mis días a tus huellas para seguir escuchándote. Pero no fue suficiente. Marchaste sin explicar, sin hablarnos de lo que sería el vacío, el pesado hueco que me frena esposado a mis tobillos tristes. Sin darme cuenta mis ojos dejaron de olerte, mi cabeza se olvidó de estar despierta pegando bastonazos de ciego.

Los días pasaron, cargados de otras cosas que no importan, que van erosionando la memoria. Meses, hasta doce años de oscuro sentimiento, de espera que no termina.

A veces consigo que el atardecer se alargue en los días soleados, cuando creo verte en la voz de otras gentes, entre los pasos de nuestra sangre o en los caminos que sin merecerlo riegan mi vida de amores. Me alegro y sigo en vigilia. Siendo feliz, soñando despierto.

Ya no cuestiono. Simplemente espero sin más. No sé si será cierto, quizás sólo sean deseos de volver a saber que sigues. Que aún resistes en tu absurda pasión de amarnos por el resto de nuestro tiempo. De seguir regalándonos tu vida. De saber que nunca de marchaste.

Pasaje Mercedes Miranda Dasca. LPGC. Julio 2015.
La isla sin Camarón.

viernes, 19 de junio de 2015

Perdido el rumbo

En el Océano Atlántico la costumbre del silencio hace que los hombres de mar pasen horas divagando en interminables pensamientos. No se siente la necesidad de intercambiar palabras, se habla justo lo necesario. El golpeo de las corrientes en el caparazón del navío son como latidos que recuerdan que uno está vivo, los hombres se encuentran en su hábitat natural. El sabor a sal, la brisa, el sol de medio día, el rumor de que se aproxima cambio en el tiempo, el crujir de las estructuras,… son también un lenguaje del que uno aprende a escuchar en el silencio y extraer señales vitales para comprender la mar.

Puede llegar el caso de que si juntas algunas guardias a deshoras con una labor solitaria no encuentres la obligación de articular palabra en un par de días. Y eso es lo que ocurre hoy, primer día de un turbulento otoño. Después de una negra noche de guardia me encuentro descansando en mi litera. En mi letargo entre cabezadas llevo toda la mañana escuchando discusiones en cubierta. Algo ocurre y al medio día decido subir para averiguarlo por mí mismo. Al abrir la compuerta del camarote escucho golpes en bodega donde almacenamos las  viandas. Parece como si alguien estuviera buscando algo con mucha prisa, revolviéndolo todo. Al entrar en la bodega mi inquietud aumenta. Asombrado, observo en silencio a un compañero saqueando toda la mercancía. Al verme hace una parada y con voz temblorosa sólo acierta a decir: "¡Una auténtica catástrofe, no puede ser cierto. Una auténtica catástrofe!".

Totalmente desquiciado regresa a su paranoia. Trato de hablar con él pero está desquiciado así que desisto dirigiéndome escaleras arriba hacia cubierta.

Arriba, el panorama no es mucho mejor. Toda la tripulación se encuentra presa del pánico. Entre frases entrecortadas y algunas conversaciones consigo, vagamente, averiguar qué ocurre. Al parecer todo el cargamento de ron está en mal estado. Todas las barricas desprenden el mismo asqueroso hedor y no parece que pueda ser consumido. El pánico se ha apoderado de la tripulación. Cualquiera sabe que un marinero no está capacitado para navegar sin un trago en el cuerpo.

En el horizonte sólo se divisa el infinito azul. Millas inalcanzables para un grupo de hombres totalmente perdidos, vencidos e inútiles para tomar las riendas del navío. La desaparición del oro líquido ha mermado las capacidades de la tripulación en sólo unas horas. Un marinero seco es un marinero desorientado, que no entiende su brújula, que no interpreta las señales del cielo, que tiene vértigo, pánico.

Hacia cualquier dirección en la que dirijo mi mirada el panorama es similar. En la proa algunos hombres discuten hacia dónde debe estar el norte. El capitán, asustado, se desentiende dejando que las corrientes dirijan el navío, meciéndolo desamparado hacia un destino incierto. El resto de la tripulación comienza a tener signos de mareo. Tropiezan con torpeza vomitando, sintiéndose fuera de lugar, hombres de secano.

Es curioso que el ron, germen de tantos conflictos entre marineros y motivo habitual de peleas, sea el verdadero vínculo entre el hombre y la mar. La situación parece irreversible. Las horas se convierten con rapidez en días hasta llegar a la semana.

El barco, provisto de suministros para pescar en bancos cercanos al continente africano no está preparado para una eventualidad que supere los 3 o 4 días sin fondear en tierra firme. Algunos hombres, ya enfermos por la hambruna y desorientados gritan al cielo pidiendo un trago de ron. ¡Sólo con una botella seríamos capaces de volver a tierra!

El "Big Fish" agónico muere lentamente. La esperanza, reventada desde el día en que desapareció el ron, no ha retornado a la tripulación llevando 12 días desde la funesta noticia.

El día quince amanece con un clima espléndido. Antagónico al estado de ánimo del barco. Soleado, calma chicha. En cubierta, algunos hombres -los que aún tienen algo de fuerzas- leen frases aleatoriamente extraídas de la biblia. El marinero Fancio, el más longevo del barco, es la primera muerte anunciada, la primera víctima del ron a bordo. El silencio pesa, va alejando las imágenes de los familiares y el sueño de volver a verlos en esta vida.

Asustado, me acuesto en mi litera a escribir. Relato lo ocurrido, me despido de los que quiero… cuando un susurro me alerta de que algo sucede en la litera de Basilio. Basilio es un hombre listo, preparado. Antes de trabajar en el Big Fish comenzó incluso estudios en química. Acabó entre nosotros por motivos que no vienen ahora al caso.

Basilio, hombre inquieto, habría estado haciendo extraños experimentos desde hacía meses en cada salida que hacíamos. Fiel a nuestra condición de hombres de mar nadie cuestionó nunca sobre sus movimientos.

Ahora, en el ocaso de nuestras vidas, parecía que lo que Basilio contaba adquiría vital importancia -nunca mejor dicho-. Por lo que entiendo, ha tratado en cada viaje de ir fermentado las frutas que estaban en mal estado de la cocina. Kilos y kilos que con calma ha destilado hasta que hoy, a los quince días de nuestra odisea ha conseguido testar sus últimos intentos corroborando su maravilloso éxito.

Con rapidez se programó un racionamiento equilibrado y justo. Primero un trago a los moribundos, que aunque no era ron lo agradecieron igualmente. A continuación el capitán y su equipo de mando. De pronto, el sol comenzó a guiar nuestro destino. La brisa sabía diferente, retomaba ese ligero sabor a vida. En cuestión de días el cielo nos mostró algunas gaviotas que presagiaron nuestra victoria.

El ron nos había guiado hacia la muerte pero la pericia de Basilio y su alcohol destilado nos habían devuelto a la vida, retomar nuestro rumbo perdido.

Lisboa, ciudad que mira hacia el mar. Mayo 2013.
La isla sin Camarón.

Dedicado al químico africano

martes, 2 de junio de 2015

¿Realmente las cosas pueden ser diferentes? Esperemos que sí.

Daba la sensación desde hacía ya algún tiempo que las elecciones del pasado 24 de mayo iban a ser importantes. De hecho, los días previos al domingo electoral experimenté algo que no me ocurría desde no sabría decir cuándo: tenía ilusión porque llegara la fecha y poder votar. Poder manifestar al fin con mi voto como quiero y deseo que se gobierne y contribuir en democracia a la mejora social y económica de la tierra en la que vivo. Pues con mi voto, y esto es algo en el que la desesperanza de cómo están las cosas aún no ha podido conmigo, puedo manifestar del mejor modo posible mi rechazo al poder imperante (a mi juicio corrupto y equivocado en sus políticas y en el que los mismos de siempre se turnan una y otra vez), así como apostar por la alternativa de cambio. Una alternativa que quién sabe, quizás posibilite un nuevo panorama político en el que confiar y del que estar orgullosos.

Todo ello se revistió de un color de esperanza tras escuchar entusiasmado los resultados electorales, siendo quizás la primera vez desde que tengo recuerdos en el que ha ocurrido algo inesperado y en el que siento ilusión, como hacía tiempo no me sucedía, al conocer las nuevas formaciones de gobierno. Ya no tanto por los partidos elegidos en sí, en los que aun a pesar de ser mi mayor deseo, no confío todavía pues el tiempo dirá si son la alternativa válida, sino por dar cuenta de que la mayoría ciudadana parece al fin tomar consciencia de la importancia que tiene participar del sistema político. Un sistema en el que no hay que aceptarlo todo por dado. Nos encontramos ante nosotros con la mejor de las oportunidades para romper con las inercias del silencio, el miedo, la inoperancia y la escasa implicación que han presidido la vida orgánica de nuestro sistema sociopolítico y económico durante los últimos años.

Pues ha llegado, o al menos eso parece, el fin del bipartidismo (tripartidismo en Canarias), si bien aún queda mucho camino por recorrer. Como por ejemplo modificar de una vez el método de toma decisiones en nuestra tierra con la doble barrera electoral, en el que la representatividad parlamentaria del voto es del todo inexistente. Un régimen electoral que parece diseñado básicamente para que Coalición Canaria pueda iniciar su habitual ronda de pactos con la izquierda o con la derecha, y eso qué más da, cada cuatro primaveras. Del mismo modo, y esto se puede elevar a todos los estratos, establecer por ley un sistema de elección mediante listas abiertas, y poder votar así a las personas y no a panfletos. Para poder alcanzar la regeneración política de Canarias uno de los puntos a tener en cuenta sería una profunda reforma del sistema electoral, ello si realmente los nuevos integrantes de nuestro Parlamento desean que los ciudadanos nos creamos que van en serio.

Asimismo, más allá de ideologías innecesarias, debe imperar el sentido común. Ese tan cacareado centro utópico, ajeno a doctrinas irrelevantes, que podría ser alcanzable si las personas fuéramos por primera vez en la historia racionales. Pues, a mi juicio, la respuesta no radica en hablar desde determinadas ideologías políticas, sino desde las libertades. "Ahora a trabajar, queda mucho por hacer" le escuché a Manuela Carmena el domingo para mi total regocijo. Espero que eso sea lo que ocurra en los nuevos gobiernos autonómicos y, si así procede, a escala estatal, pues es preciso trabajar con todas nuestras fuerzas y vigilar con el rigor necesario para que este nuevo espíritu rejuvenecedor del sistema político se traduzca no solo en palabras sino también en hechos.


“Si ya sabes lo que tienes que hacer, y no lo haces, entonces estás peor que antes.” – Confucio




Escrito por Iván Monzón López

lunes, 29 de diciembre de 2014

Correspondencia entre dos Mundos IV

... de Las Palmas de GC a Kinshasa (IV): La isla sin Camarón

Abrigando mi cuello y bolsillo estoy. Poniendo en cuarentena una crítica quijotesca voy dando pasos que se adentran en la obsesiva navidad, siempre prematura y soplando intereses de centros comerciales.

¿Cómo estás camarada, que tal va tu nómada vida?, en mi casa de siete puertas (tal y como las llamaba Pedro Guerra) la cosa sigue su ciclo natural.
En política, se afanan in crescendo en cortar cintas inaugurales, pues es año de elecciones y hay sacar buena nota. Empleo, sanidad, servicios… hay cosas que mejor no masticar demasiado, no sea que la queja se convierta en vicio…

Hace unos días, algo se rompió en mi interior. Desconozco si sabes de la pronta demolición del Estadio Insular de nuestra ciudad. (hasta desconozco si sabes de su existencia ;-). El caso es que se trata de un lugar emblemático en la ciudad, no sólo por hazañas deportivas. Sé que a ti, el futbol ni fu ni fa. Pero en este caso entiendo estarás conmigo que hay lugares que traspasan fronteras sentimentales. Lugares que acaban cargando con la memoria colectiva de un pueblo, se van moldeando de una idiosincrasia que los revisten de un encanto único.

En breve se demolerá y decidí pasarme a observar la decrepitud de un lugar en la historia de mi ciudad que un día era epicentro social de eventos y deporte.



Aquí tienes la imagen. Lo observé y me vi de chico entrando a animar con una bufanda amarilla, unas pipas y con una sonrisa socarrona. De pronto, un aliento apagado atravesó un instante mi cabeza. Paredes y tierra cargadas de historia, batallas deportivas, ilusiones de niñez, amigos, penas y alegrías. En fin. Será eso a lo que llamamos progreso… o a lo mejor es sólo que nos estamos haciendo viejos.

Abrazos y que tengas un buen comienzo de año. Salud!




.. de Kinshasa a Las Palmas de GC (IV):  Bocanada de oxígeno

…lugares que imaginan a un colectivo sonreír para adentro, lugares que a veces simbolizan la unidad y estabilidad social de ese pueblo que mencionas, es decir, lugares importantes por el bien común. Mucho me temo que la clase dirigente predecesora que debe irse, la cual se contamina y mezcla con el interés del poder económico, no tiene ni ganas ni recursos inteligentes, ni valía ni visión de futuro, no han sido capaces de jugar en una liga mayor de carácter social. Simplemente, no están a la altura de las circunstancias, no conocen el mundo ni como amortiguar los cambios, cómo valorar la empatía del pueblo haciéndolo más competitivo y educado a base del uso inteligente de nuestros recursos, de una gestión participativa y democrática, y no con bocadillos de mortadela.

No estoy a favor del fútbol estelar ni de los jugadores de 20 años patéticamente idolatrados con millones de euros en pro del negocio clandestino, pero me gusta el deporte de equipo (ya sabes que el mío es el Basket) y lo que representa, y un equipo y su feudo puede ser un símbolo de estabilidad, de unidad en éstos tiempos de separatismo constante, tan aplaudido por algunos sectores.

Canarias y el pueblo español ha sido una región deshonesta consigo misma, sin interés colectivo ni ánimo de mejora a partir de la unidad. Qué ridículo se me hace pensar en el pleito insular, me da vergüenza ajena, pero es mi vergüenza también. Qué patético es el carácter nacionalista de la élite catalana y los “pro vascos” al margen de la ley; ayer veía una entrevista en la TV5 internacional francesa a Tiken Jah Fakoly (escuchar el famoso tema “Plus rien ne M´Etonne”), decía que su sueño es ver unos Estados Unidos de África. En parte tiene razón, más allá del falso paternalismo occidental y la masacre perpetuada en la colonización, actualmente cada país africano debe tomar sus riendas y hacerse responsable de su futuro, y esto pasa por la unión y la estabilidad de sus instituciones, fuertemente corrompidas. No están unidos y no son estables, lo veo ahora mismo en RD Congo, 186 de 187 en las listas de desarrollo humano, IDH.

Ese estadio reunía a un amplio colectivo ciudadano y lo hacía más feliz, por tanto más fuerte para afrontar la inestabilidad social actual, la pesadumbre de las carencias de empleo, educación y sanidad. Su destrucción, podría ser un símil más de la minoría dirigente que ha vivido y ha trabajado por el bien de otra minoría potente económica y socialmente, mientras que debieran haber vivido como la mayoría y además trabajar para el bien de la mayoría, eso es una sociedad democrática, igualitaria, y con bases sociales serias. Lo actual es un chiste vergonzoso que no deja de sorprendernos día a día.  

Pero así es, todos cometemos errores, y yo también los he cometido, así que veremos qué pasa en el futuro compay, por lo pronto espero visitarte en febrero o marzo a mi vuelta a las islas!

Un abrazo,
Jaime 



viernes, 19 de diciembre de 2014

Una noche sin ti

La noche no difería de cualquier otra. Sólo mi ánimo la pintaba optimista.

Nos encontramos como habitualmente. Sin darnos pistas fueron cayendo aleatoriamente algunos habituales. Otros, secundarios de corta memoria, simplemente no cuajaban.

En la entrada, desfasados cirróticos desafían el frío por unas míseras caladas de yerba. Deben de llevar meses inmóviles.  Al cambiar el sentido de la brisa llenan el bar de su inconfundible fragancia. Creí reconocer entre ellos a Jesucristo (así es como se me presentó) y al tipo al que una vez vi sacar amenazante un cuchillo de los pantalones dentro del bar. Ya no hay respeto por nada.

En la pared banderas de la Unión Deportiva, bufandas, insípido nacionalismo y arados canarios. Mobiliario amortizado hace décadas y algo de serrín en dónde la barra muere.

Las mesas apelotonadas acumulan botellines vacíos y conversaciones inacabadas. La arista más ruidosa de la mesa que comparto oculta alguien que pretender subastar cariño.

Tu ausencia dispara mi capacidad de consumo. Algunas cervezas después, me olvido de ti.

Cada viaje al sótano a mear encuentro algo de aire. Dibujo corazones en el fondo de la taza, silbo algo de Burning y medito acerca de si aún te tengo a tiro. Me detengo a leer las pintadas de la puerta

Bebo y río. Abrazo palabras e insultos. Fijo la mirada en el espejo frente a mí y descubro al dueño tras la barra, discutiendo y harto de la vida.

El aroma a petricolor lagunero cubre mis pasos en el zigzag involuntario a casa. Pesco un último cigarrillo en el bolsillo descubriendo en la primera calada que esta partido…. mejor, este es que crearía problemas de impotencia…

Abro el portal creyéndome silencioso y encuentro de frente a un borroso Monchito, ínclito portero de edificio, junto a su bigote de brocha gorda. Entre suspiros sacude un esputo."Ya es tarde para morir joven", me parece escuchar mientras me alejo.


Cierro la puerta, me acuesto vestido con la luz de la mañana sacudiendo ya las sábanas. Me dejo llevar por el vaivén de mis pensamientos…"los economistas están aterrados". Mis ronquidos toman una cadencia fúnebre y por fin desaparezco. 



miércoles, 19 de noviembre de 2014

Correspondencia entre dos mundos III

... de Kinshasa a Las Palmas de GC (III):  Bocanada de aire

Me alegra saber que has vuelto a tocar el saxo. Andarás por la escuela con tu maletín buscando historias del barrio, se respira vida en aquel rincón de Las Palmas donde te acompañé una vez a clase de música. Desde RD Congo parece que hace días que el servicio de correos no hace bien su trabajo, debe haber huelga de letras. Ahora, por fin las letras se ordenan y se convierten en correo. Empiezo a conocer un poco más este país, está todo muy viciado, las relaciones institucionales y todo lo que pasa en relación al más mínimo movimiento necesario para ejecutar cualquier actividad, requiere el pago de dinero de una u otra manera. La distorsión económica es enorme y me pregunto si no ayudamos a aumentar esta incertidumbre.
Ayer salimos a bailar toda la noche, tenemos un grupito curioso de amigos y amigas aquí, una mezcla europea-africana, hoy tengo además de un poco de resaca un dolor de piernas considerable jeje, ¿habré perdido la práctica? Nunca bailé muy bien de todas formas. Me han prestado el libro Fleurs de ruine, del último Nobel francés Patrick Modiano, me da placer leer el libro en la lengua en que se desenvuelve, es como si conocieras a alguien de repente, como si te adentraras en la personalidad de alguien al leer lo que escribe de manera íntima para los lectores. Es una casi-intromisión en la vida de otro.
Ahora suena Bach por los altavoces, raramente escucho música clásica, pero el sonido del chelo siempre me relajó. Un abrazo amigo y sigue bien por la isla redonda.

Río Congo.Noviembre 2014. Bocanada de aire.

... de Las Palmas de GC a Kinshasa (III): La isla sin Camarón

¡Ey mister!, ¿cómo vas? Me alegro de que muevas el esqueleto hermano, no seas modesto que siempre tuviste flow. Eso sí, a pesar del dolor no dejes de bailar nunca ;-)

Aquí seguimos igual, hace unos días el peleón barco de Greenpeace se llevó una sacudida por parte del ejército español, que sospechosamente se posiciona como defensor del interés privado haciendo caso omiso a las movilizaciones civiles contra las prospecciones petrolíferas. Peligrosas imágenes que ya son familiares en las que el Estado, a pesar de la precaria situación de los ciudadanos, continúa soplando en la misma dirección. Peligroso caldo de cultivo que alienta el clamor del pueblo ante repetidas situaciones dictatoriales. Asimismo, los desahucios continúan pero ya sin ser portada, el paro se mantiene y comienzan los días grises que anochecen prematuramente. En fin Serafín, mejor cambiar tercio…

Este fin de semana también probé algunas cervezas/vinos, y el viernes con unos amigos aporreamos batería, guitarra e incluso tuve ocasión de sacarle brillo al saxo. Motivos para animarme a seguir aprendiendo. También estuve en la presentación y exhibición de Luchalibro –a ti, amigo de las letras y la improvisación seguro te gustará el formato-. Aquí tienes un enlace de su página por si te interesa https://luchalibrocanarias.wordpress.com/
 
Envidio tu dominio del francés (en todas sus acepciones, jeje), en algún momento empezaré también a leer algo de esta manera, intentaré con el inglés para empezar. Ahora estoy de monográfico R. Bolaños. Me ha enganchado su manera de escribir, directo y callejero en ocasiones. Te recomiendo La pista de hielo (amén del mítico Los detectives salvajes).

Mi ánimo estos días va acorde con el clima, algo gris por momentos y salpimentado de una ligera gripe. Prometo cartas optimistas.

Te adjunto vídeo musical de la banda de mi hermano, Alma Afrobeat Ensemble. Conexión hispano-africana, acorde con esta correspondencia, que bebe de las influencias de Fela Kuti.





Abrazos y buen clima amigo.

domingo, 19 de octubre de 2014

Cuba. Reflexiones desde un avión que cruza el charco 3 (y fin)


3.      Conexión Canario-Cubana.
     
Músicos callejeros. Trinidad 2012. La Isla sin Camarón.

Dos años después, he decidido finalizar con la trilogía reflexiva sobre Cuba (Reflexiones desde un avión que cruza el charco 1 y Reflexiones desde un avión que cruza el charco 2) que desencadenaron mi periplo por la Isla. Delirios y pensamientos que me sacudieron el tiesto mientras cruzaba el Océano Atlántico de regreso y garabateaba en bolsas de vómito, a falta de otro papel en el que escribir. Así es como, sumando a estos desordenados apuntes algo de escasa memoria, finalizo este cuento de un lugar que da para hablar hasta aburrir y del que también inspiró un relato (La noche en la que casi conocí un héroe.) entre otras consideraciones/contradicciones...


lunes, 13 de octubre de 2014

Correspondencia entre dos mundos II

... de Las Palmas de GC a Kinshasa (II):
Antes de continuar charlando contigo decido informarme algo más acerca de tu ciudad. Escribo en Google y entre los primeros resultados veo la socorrida Wikipedia y a continuación me llama la atención Tripadvisor. Decido abrir pestaña en los dos enlaces y me sorprendo al comprobar el tamaño y población de Kinshasa -se estima que más de 10 millones- y sus construcciones. La errónea idea que tengo de África no da pié a metrópolis de esa magnitud, salvando excepciones más conocidas como el Cairo o Sudáfrica. Más sorprendido me quedo al ver restaurantes en Tripadvisor, parece normal comer casi cualquier cosa (otra sorpresa).

Hoy, me siento y te miro desde mi pantalla. Pregunto si esto es resultado a un avance de una sociedad más preparada, si tiene algo que ver con el mercantilismo puro de la globalización o si sólo es fruto -como sucede en otras poblaciones del continente- de una marcada desigualdad social. ¿Sería posible unas pinceladas de conocimiento en pocos capítulos?

Centrándome en el ahora, estos días volvemos a tropezar África y España de manera trágica. Desgraciadamente el ébola resulta un problema para nosotros cuando le vemos pasar el arco de la puerta de nuestro confortable mundo. Cada vez que leo opiniones, que trato de buscar razones, que nos explican motivos sesgados en los medios; cada vez que me empeño en entender me veo más alejado de la realidad. Y no encuentro explicación. Los problemas en los países subdesarrollados son empequeñecidos. La vida desde esta distancia parece no valer lo mismo. Vaya mundo.

Quizás desde tu posición puedas tener acceso a una visión más certera. Al menos, que no se encuentre tan manipulada. Aquí la discusión es si se debe matar a un perro por si existe un posible contagio. Pueden sonar demagogas mis letras pero siento que se repiten los fuegos de artificio del pasado por parte del Gobierno, desviando las miradas a asuntos superfluos, encendiendo la maquinaria al poner una cortina de humo en un asunto que afecta a África hace demasiado tiempo y con desconocida virulencia.

Espero tiempo mejores y noticias con sonrisas. Abrazos, amigo.

PD: Esta vez te adjunto enlace a una de esa muchísima información que rebate los discursos institucionales y pululan por el internés. Desconcertante.

El Ébola se puede curar (con Josep Pàmies)




... de Kinshasa a Las Palmas de GC (II):  Bocanada de oxígeno
Qué alegría recibir palabras desde la ciudad de las casas de latón, donde se siente la nostalgia y la tristeza de la lluvia en los techos de cartón, recordando la canción de Los Sabandeños de mismo título. Tu visión de África no creo que sea errónea, el 70-80 % tal vez, no sé exactamente, debe ser rural. Una pequeña porción pertenece a las grandes ciudades, caóticas, mal hechas, con una gran presión demográfica y social, dónde los recursos no son suficientes y la pobreza aumenta la sensación de miseria. Pero este movimiento de las poblaciones rurales a las grandes urbes es un clásico caso de los estudios sociológicos, y ya hicimos lo mismo nosotros en Europa y en España en particular, con el éxodo rural de los años 60, el fenómeno masivo de emigración de los pueblos, un error a largo plazo. Es por ello que desde los proyectos de desarrollo y planes estratégicos nacionales se incentivan políticas de descentralización y desarrollo local para mejorar la economía en provincias y medios rurales, en teoría claro. (chiquito rollo te acabo de meter, para que vuelvas a hablar de Tripadvisor y Wikipedia, jajaja).


En efecto, aquí se puede comer de todo, pizza, hamburguesas, bacalao, pollo, vinos, whiskys, lo que te salga del pito, no te voy a decir hoy a qué precio. Los edificios del centro de la urbe que ves en las fotos distan mucho de la realidad predominante, están normalmente en situación precaria, son de la administración pública o de grandes empresas de negocios que se reparten el percal, y además representa menos del 5% tal vez de esta megaciudad de piedra, cartón y latón. Tanto Kinshasa como Luanda están entre las ciudades, tal vez en el “top”, más caras del mundo. En países que se sitúan en las últimas posiciones de las listas de índice de desarrollo humano, IDH, no parece muy lógico esta inflación y costo de la vida, pero tampoco lo es que 200-400 tipos se presenten en casa de la enferma del Ébola en Madrid para protestar por la muerte del perro, en medio de una vorágine internacional de puta madre. Quizás la condición humana deba habituarse a todas nuestras incongruencias, a todas nuestras tarjetas b opacas, a todas las fuentes terroristas alrededor del mundo, a los estados nacionalistas y élites del poder escondido y cobarde, a los dictadores, epidemias, …., ¿sigo?.

En RD Congo se piensa y habla del Ébola desde una posición mucho más tranquila pienso que otros países, pero tampoco conozco tanto el tema ahora mismo y ya me niego a seguir leyendo sobre esto, los medios periodísticos son agotadores, es increíble como bajó el nivel periodístico de este país llamado España. Aquí que yo sepa no hay brotes de epidemia pero hay casos aislados, si bien no se dan en Kinshasa. Parece que el país se reserva el derecho al alboroto y está más pendiente al cambio de poder que se vislumbra el próximo año o el siguiente creo, y los posibles conflictos que van a darse entre opositores y gobernadores afines a Kabila! Va a estar caliente el país el año que viene.
Los tiempos ya son mejores, sólo hay que mirar lo bueno que existe cerca y no hundirse demasiado en la mierda cuando no están tan bien las cosas, ¡a tocar el saxo coño! Abrazo!

lunes, 29 de septiembre de 2014

Mientras escucho el viento

Detengo mi aliento, fijo la mirada en la barra
y me pierdo en felicidad.
En la bahía custodio los rayos solares delicados
que se posan sobre la piel de mi casa.

Con calidez acomodo las yemas en tu pelo
despacio, y encuentro razones para jugar
sobre el destino de tus pensamientos.

Arena suave, fina
se escapa entre los dedos
predice sueños náufragos
a orillas del mar.

La sinuosa avenida carga cuerpos;
parejas entrelazadas de la mano,
niños que ríen felices,
jubilados que buscan antídotos.

Un beso es lanzado a bocajarro,
me pierdo en su estela
siguiendo un rastro
que detiene el cegador Lorenzo.

El entorno, perezoso se vuelve azul,
paraíso tropical, meridiano de Greenwich,
algas atropelladas por las aristas de una ola,
aromas a verano eterno.

Poniente, figuras a contraluz,
al vaivén de una templada melodía,
que marcan fisuras del viento
al cruzar el corazón de rocas inmóviles.

Dos afortunados se desean
deteniendo las olas.
Y el océano ruge ahora,
envidia su fortuna.

Mientras, en el trópico de tu cuerpo, me recuesto,
vacío una cerveza y leo a Roberto Bolaños,
deseo dormir pero temo no despertar para el atardecer,
garabateo en las nubes y me olvido de esperar.


Playa de las Canteras.
Estela de avión militar simula un corazón.
Diciembre 2013. La Isla sin Camarón.


domingo, 21 de septiembre de 2014

Correspondencia entre dos mundos I

Desde Kinshasa (Congo) recibí noticias de Jaime (http://bocanadadeoxigeno.blogspot.com.es/), cooperante y camarada. Entre asuntos varios decidimos establecer un canal en el que charlar de forma discontinuamente habitual sobre conceptos que nos marcan nuestras diferentes situaciones geográficas, puntos de vista y demás chaladuras. Estas improntas verán la luz al unísono en ambos blogs. Un toma y daca sin pretensión, con entusiasmo y abriendo las ventanas a mundos que nos parecen a veces tan diferentes que no apreciamos lo semejantes que somos sus habitantes.

Correspondencia entre dos mundos, de Kinshasa a Las Palmas de GC (I):
Incluso en éstos tiempos, querido amigo, se echa de menos lo que no debiera echarse en falta, y aquel dolor que debiera suplantarse por color y hermosura, reaparece incluso en ésta tierra mojada por las nubes y el anhelo de tantos. Incluso en Kinshasa se escucha el saxofón que tanto gustas de practicar, el mar que rompe en la barra de Las Canteras y los recuerdos del café dónde el poeta Leopoldo María Panero, vecino de tu barrio y loco cuerdo y amado, debió imaginar y recitar entre labios, entre líneas y entre copas, aquello de “El caballo de hierro cruza ahora sin miedo, desiertos abrasados de silencio”. Silencios tengo muchos en este país de gente callada y sin voz, pero me pregunto, te pregunto, ¿Somos tan diferentes en las islas, en tu isla? ¿Sigue sin despertar el sentimiento solidario en la protesta por los derechos sociales y el bienestar común? ¿Sigue saliendo más gente al fútbol que a ponerle la cara roja a un mal gestor? ¿Somos diferentes a un pueblo sin voz ni voto? Un abrazo querido, y mantenme al hilo de la correspondencia entre mundos hermanos. 

Jaime. Kinshasa, septiembre 2014.

Correspondencia entre dos mundos, de Las Palmas de GC a Kinshasa (I):
Recibo tus letras virtuales como si de flores y abrazos se trataran. Alegran noticias de personas que trabajan por encontrar mundos mejores. Inspiran el corazón saber que están ahí. Mientras, aquí todo gira en torno a vidas tranquilas y ciudades cargadas de sueños de grandeza. A veces algún mandamás se pasa demasiado con el paisano y se montan pequeños alborotos sociales. Nunca suficientes como para que bajen la cabeza y tomen caminos ejemplarizantes.

Avergonzado desde mi confortable espacio, hecho una sentida mirada a tu África, acostumbrado como estamos a darle la espalda, de cuando en cuando oigo algo sobre la tierra del paquidermo. Sintonizamos noticias de las que nuestras conciencias y actos son enteramente culpables; hoy es el ébola, ayer el VIH, guerras civiles endémicas, y mañana…

Mañana: no significa nada si relativizo dos mundos tan cercanos y tan diferentes. Tu teclado me fotografió el concepto del fin de la vida en Kinshasa. Por voz de Daniel -médico sin frontera hace unos años en la República Centroafricana-, primo y amigo común, ya supe de esta cotidianeidad obligada de un acto tan tabú en occidente. Supongo que nunca la muerte está tan viva como en África. No hay otra.

Aquí, entre tantos vaivenes, trato de subastar mi cabeza al que mejor dibuje el futuro. A pesar de todo, siempre esperanzado. Espero referéndum por el petróleo y el dictamen sobre la vida de Canarias.
A veces brindo en compañía, y otras paseo en mi negra bici por una ciudad que mira hacia el mar. Al Atlántico que unas millas más atrás del horizonte se adentra en la tierra en la que te encuentras. Intuyo te aclimatas con suavidad al entorno.

Abrazos con coordenadas, amigo. Salud!


PD: El saxo coge mugre.

Quique. Las Palmas
de GC, septiembre 2014.
Como sé que te gusta acompañar la lectura de música, aquí va algo


miércoles, 9 de julio de 2014

La educación: La herramienta más poderosa para cambiar el mundo

La coctelera de la actualidad continúa agitada, dando su habitual sacudida diaria. La sociedad se estremece sin compasión ante el exiguo plan preconcebido de nuestros “líderes” políticos.

Desde el terreno, la masa sacude sus sienes regañados, indignados. Se suceden gestos que escenifican conciencias enarboladas por los más críticos. Aquellos que no se resignan a lo que el resto nos tragamos sin rechistar.

Esta semana, en un contexto educativo plagado de tijeretazos interminables, la alumna más brillante de la selectividad daba unas gracias sentidas a la educación pública. Un agradecimiento cargado de sentido y profundidad social. Sus sencillas palabras apoyan con gratitud a un sistema maltratado que demuestra, en casos como el suyo, que con el apoyo adecuado se podría llegar a tener una educación digna y universal. Premió con su voz el trabajo silencioso de tantos docentes que día a día, con escasa ayuda gubernamental, desafían un sistema LOGSE abandonado a su suerte. Un sistema que cada curso se muere esperando una reforma educativa real. Un sistema que no se han atrevido a renovar ninguno de los  partidos en el poder en las últimas décadas… un problema ya endémico, lastrado por continuos errores que no hacen más que confirmar su triste fracaso los informes PISA anuales.

Paralelamente, los sesudos mandamases se afanan en privatizar las escuelas públicas. Desoyendo los informes que indican la necesidad de fomentar una educación de calidad que revierta en un futuro optimista para nuestro país. Un horizonte en el que no sólo exista una cultura por el ladrillo, la especulación, o el éxito del rico espabilado. El listo sin educación al que siempre se le ha puesto alfombra roja en este País. Aquel que evolucionó desde el germen de los primeros empresarios charlatanes de los sesenta -encarnado magistralmente por Pepe Sancho en el personaje de Don Pablo-, personajes avispados para los negocios, con nula capacidad de empatía hacia el prójimo, escasa educación y modales pero un señor hecho a sí mismo.

Se fomenta con esta privatización, como decía, la segregación social. La separación entre las clases pudientes que con posibilidades económicas puedan acceder a una educación en la que puedan mezclarse con sus congéneres. Obligando a los más, a diluirse en pequeños guetos de clases menos afortunadas. Sesgando poblaciones, separando a los que se decide que no merecen igualdad de condiciones, apagando oportunidades de superación que redundarían en el beneficio común. Una sociedad más preparada es una sociedad más justa.

El panorama eclipsa cada vez más futuros, y encaminan a una gran parte de la sociedad a buscar aire desesperadamente de cualquier manera (esto sí es peligroso). El gobierno, corto de miras y supeditado al yugo europeo, privatizando a quemarropa,  castrando la educación de sus hijos olvida que como bien suplicó esta alumna de selectividad, se trata de la herramienta más poderosa de cambiar el mundo.

Hace menos de un mes vimos una representación de esta juventud saltar a un campo de fútbol en Gran Canaria. Juventud que danza sin escrúpulos bajo el oropel del estado de bienestar, la generación de los ipads y ropas de marca que no estudia y no se siente en la obligación de justificarse. Esas generaciones son las que hoy, bajo el disfraz de los tatuajes y músculos, mañana tendrán la edad de coger las riendas. Una responsabilidad en la que no están siendo preparados, de la que no están recibiendo la educación adecuada.

Quizás es el momento de juntar voces y obligar al Gobierno a rectificar, antes de que sea demasiado tarde. La educación es prioritaria. Si recortamos en educación, esta brillante alumna como muchos otros, quizá no tuviera opciones ni garantías de una educación digna.

A mi cabeza se asoman sabias y preciosas palabras de Antonio Machado que bien se podrían aplicar en este contexto. Y es que hoy es ahora, pero mañana un día también será hoy.

Hoy es siempre todavía, toda la vida es ahora, y ahora, ahora es el momento de cumplir las promesas que nos hicimos. Porque ayer no lo hicimos. Porque mañana es tarde.
Antonio Machado


- Documental realizado mediante crowdfunding en relación a la educación pública. ¿De tod@s para tod@s?
- Noticia vista hoy 9/07/2014 sobre las deficiencias en estudiantes españoles Compresión de alumnos en el informe PISA

Niños a punto de marchar a la escuela. Varanasi, India.
Agosto 2011. La isla sin Camarón.

Parque Leoncio Vidal. Santa Clara, Cuba.
La isla sin Camarón. Septiembre 2012.